martes, 23 de julio de 2013

Luro (Rosario a Puerto Belgrano)


Lo primero que vimos, fueron los terraplenes devorados por las inundaciones...

Señal de entrada, clásica del FCRPB...

Vista desde la calle...

Casilla de vía y obra...


Sus laterales...


Principal vista del edificio...

Galería...




Artefactos como el reloj parisíno y la casilla de correos, fueron usurpados...


Hermosas ornamentaciones francesas...



Patio trasero y lo que queda de su aljibe...


Últimas de la hermosa ornamentación y de su herrumbrada galería...




Sanitario de caballeros...

Sanitario de damas...


Galpones de carga...

Vista hacia Masurel...

Vista hacia La Copeta...


Comandos de accionamiento de señales de brazo, tanto de entrada como de salida; uno de los contrapesos se encontraba enterrado, nosotros lo rescatamos de la tierra para fotografiarlo...


Tanque de agua...


Rieles enterrados en el playón de cargas...


Casilla que alojaba una báscula. (Sin ella, claro)

Único accionamiento de cambio en pie...

Vivienda del cambista...




Interior de la vivienda...
Mas rieles sepultados...


Nomencladores...


Vivienda del guardabarreras y PAN.


Querida estación Luro. Querido Rosario a Puerto Belgrano...





Corredor Rosario-Puerto Belgrano. Este hermoso ejemplar de la arquitectura francesa, se encuentra en el Partido de Daireaux, dentro de la Provincia de Buenos Aires. Esta estación fue inaugurada en 1910 por la empresa de capitales Franceses, Ferrocarril Rosario a Puerto Belgrano, y su nombre se remite a Adolfo Luro, quien fuera dueño de estas tierras y donara gran parte a la mencionada empresa. Para seguir hablando de este paraje, de este ferrocarril, hay que mencionar que con la nacionalizacion de los ferrocarriles, durante el gobierno de Perón, este corredor fué dividido en dos administraciones. Por un lado lo administraba el Ferrocarril Mitre en la sección norte hasta Capitán Castro. Por el otro lado, en la sección sur, lo hacia el Ferrocarril Roca hasta Bahía Blanca. Luego de varias idas y venidas, en 1977, con el marco del "Plan de racionalización Ferroviaria", llevado a cabo por el último gobierno militar, se clausura el corredor que le pertenecía al Roca desde Bajo Hondo, hasta Coronel Pringles. Mas tarde, en 1978, este ramal vuelve a ser dividido, siendo el punto límite entre ambas administraciones en estación Timote. A mediados de los años 80's, una gran inundación azota la zona de la mencionada localidad al sur, cortando la línea de la nueva jurisdicción del Roca, provocando así su clausura definitiva. Así se mantuvo hasta que en los años 90's, se entrega la linea en concesión a la firma carguera Ferro Expreso Pampeano, la cual opera solo desde Villa Diego, hasta Coronel Granada. Tal vez, el servicio de pasajeros mas recordado sea el lujoso Huemul, del que hablamos en la crónica de Villa Diego: http://endesvio.blogspot.com.ar/2012/11/villa-diego-rosario-puerto-belgrano.html
Fue así, que al estar en la sección sur, Luro dejó de operar. Hasta hace no mucho tiempo, vivió en el edificio de la estación su último jefe, tal lo pudo reportar la gente de Plataforma 14 en su travesía completa por este corredor. Al momento de nuestra visita, Luro se encontrába completamente abandonada. Llegando al lugar, lo primero que observamos, fueron los terraplenes devorados por la inundación, y al ingresar al predio, vimos como los rieles se encuentran enterrados unos buenos metros bajo tierra. Misma suerte, corrió el playón de cargas. El edificio aún se mantiene en pie, su construcción de origen Galo, es tan noble como las Británicas. Parte de su alero se ha caído, tal puede apreciarse en las imagenes. La herrumbre a la que fue condenada se aprecia tanto en el edificio como en los galpones, como así en la vivienda del cambista. Sin embargo, en los sanitarios corre por sus tuberías agua y estos curiosamente funcionan. En el sanitario de mujeres, aún se conserva sobre el inodoro la tabla de madera original, pese a ser un literal deposito de vegetación. El Rosario a Puerto Belgrano, fue el único ferrocarril Galo de trocha ancha del país, y sus aires franceses siempre emanan misterios y nos causaron mucha, pero mucha curiosidad. Creemos que sería menester poner manos a la obra en este por parte del estado, ya que une el gran puerto de Rosario, con otro de aguas profundas. Somos nadie en este medio, lo tenemos claro, pero quisiéramos que a las autoridades todos estos reportes, le hagan al menos, un poquito de ruido.
Que vuelva el tren...




No hay comentarios: